Cisco

Escuchar
(Barcelona)

Re cisco

Graffiti, falta de sueño y mucha diversión.

Bienvenidos a un nuevo episodio de Breaking the rules. El último de este año. Ante todo gracias por estar ahí, a los que nos contáis vuestras historias, y a los que las escucháis. Gracias también al equipo detrás del podcast, evidentemente no sería posible sin vuestra aportación.
En esta ocasión y para despedir el año, compartimos piezas del puzzle con Cisco (SN, AAA, BZK), un escritor de graffiti de la Barcelona de mediados de los 80’.

Podéis escucharlo también en Ivoox aquí.

Orígenes

Texto

Empecé a pintar a mano alzada en el 85, pero en el 84 ya ponía plantillas con unos amigos del Ateneo Libertario de Gracia. No fue hasta que vi el documental Guerra de Estilos que empecé a pintar a mano alzada, porque me enamoré de lo que hacían en esa película.
Yo vengo del mundo del cómic y de los dibujos en general, y me llamó mucho la atención poder plasmar mis dibujos y personajes a través del graffiti, porque era un medio más artístico, menos mecánico que la plantilla. A pesar de eso, las plantillas tenían su encanto.

Yo tendría unos 16- 17 años. Estaba en un grupo que dibujaba y hacía fanzines fotocopiados en blanco y negro. En ese momento, nos llamó la atención un dibujo que veíamos repetido por el barrio, uno que se llama Peter Punk, de un dibujante llamado Max, que creo que publica en El Víbora. Nos intrigaba saber como estaría hecho, porque siempre era el mismo. Hasta que vimos en una de ellas, una serie de puntos y nos dimos cuenta de que se había hecho con un separador de bloc de anillas. Con un acetato cortado con cutter que permitía reproducir el dibujo rápidamente.

A partir de ahí creamos un grupo llamado Fierro, Rodri, Juanjo Avila y yo. Juanjo Avila, más tarde se desmarcó como dibujante e ilustrador y Rodri y yo conocimos a un chico del Ateneu Libertari, en la Sedeta, llamado Fosa Nasal. Allí también paraban unos chicos que bailaban break. Uno de ellos, Prince, con el que teníamos muy buena relación, nos inició en el mundo del graffiti a mano alzada.

Plantillas

Cada uno hacía las suyas. Yo hacía mis dibujos. Uno de un escupitajo rollo cómic. Otro, una especie de gato que saqué de un cómic que me gustaba. No recuerdo el nombre del dibujante. Otra que titulé “El guerrero” aunque no sé porqué. Era una cabeza de arco con un yelmo con cuernos.

Rodri hacía unas que estaban muy bien, muy reivindicativas. Una del Papa bostezando que se hizo muy famosa. También hizo una compleja de 5 planchas.

Todo esto lo hacíamos por las tardes, porque era fácil y rápido de hacer. Colocabas la plantilla, pasabas el spray 3 o 4 veces y ya la tenías. La gente no nos decía nada. No había conciencia de hacer algo prohibido, no había antigraffiti.

Estábamos nosotros, pero también estaban los Trepax (Txiqui y Frank). Las plantillas de Frank eran muy buenas. Hizo una mítica de unos aviadores que era como una viñeta de cómic gigante. Luego estaban los Bea Secció Gràfica, de Vallcarca. Eran un grupo que ponía plantillas de temática Ska, porque creo que eran un grupo de música. Todos estábamos por la zona.

Contacto con DFR

Un día poniendo plantillas por la calle nos los encontramos bailando break. Nosotros ya habíamos visto firmas, nombres en inglés con flechas, por todos lados. Fue un boom. Estaban hechas con rotuladores finos, no eran los 850. Estaban en las papeleras, los containers, los postes de tráfico…

El día que nos los encontramos, Prince nos dijo que esa misma noche en un programa de televisión, proyectaban un documental sobre graffiti. A mí se me ocurrió llamar a mi madre desde una cabina de teléfono y pedirle que me lo grabase. Era el documental de Henry Chalfant.

Al llegar a casa vi el video y aluciné pepinos. Lo vi varias veces, paré las imágenes porque quería ver cómo estaba hecho. Al venir de las plantillas no entendía cómo estaban hechas esas letras, las flechas, los difuminados.

Al día siguiente llamé a Rodri y Fosa y la vimos en mi casa varias veces. Creo que a la semana siguiente ya estábamos robando sprays para pintar, porque eran muy caros.

Los robábamos en el barrio, en una tienda que ahora es muy grande, llamada Barna Arts. Estaba en Milà i Fontanals y era una tienda pequeña especializada en lienzos, bellas artes, etc…

Más tarde, los cogíamos de El Globo del Germán. Yo vivía al lado. Abría la puerta de mi casa y ponía la pestaña para que se mantuviese abierta. Me metía en la tienda, cogía los sprays y me iba a casa corriendo. Era un poco inconsciente, pero es que me encantaba la pintura de allí, Novelty de muy buena calidad. Con el tiempo, los SN ya íbamos a otras droguerías de distintos barrios a por sprays.

En el tema caps, utilizaba las que venían, no había otra. También en las tiendas de bellas artes cogía las válvulas de los spray pegamento 3m que eran un fat cap para mí.

Después de ver la peli, empezamos a pintar a mano alzada. Prince se vino con nosotros y creamos SN, con Rodri, Fosa Nasal, Prince, Sutil, Teddy, Chechi y Frank de Trepax (aunque sólo estuvo una temporada).
Antes del graffiti a mano alzada yo conocía a Rodri, Íbamos al mismo colegio. Con los otros del grupo el nexo fue el graffiti.

Cuando éramos SN hubo una época que nos dio por ir a Universidad los domingos. Nos volvíamos a casa todos juntos, porque vivíamos por Gracia y siempre nos seguía un chaval. “Venga chaval ¿por qué nos sigues? le decía Teddy, ahí con el tupé. “¡Que te pires chaval, que te vamos a pegar!” Era Cechi. Íbamos al siguiente domingo y ahí estaba. Nos miraba de lejos. Y recuerdo un día que dijimos: vamos a pintar en el parquecito de la calle Sant Salvador, el parquecito que sale en el Spray Can Art con la pieza de Checho. Pintábamos mucho en esas paredes. Él lo oyó y se presentó allí. Y así en un plan un poco macarrilla le preguntábamos por qué nos seguía. “Me gusta el graffiti, yo también pinto.” Bueno se hizo con nosotros y al final se unió.
Prince vino un día al bar que hay en la Sedeta,  un casino de abuelos y nos presentó a los DFR. Nos dijo: ” mirad estos pintan, hacen bocetos y todo eso.” Estaban Teddy y Fase.

Prince era el único que viajaba, y cuando volvió de Londres nos trajo los libros Spray Can Art y Subway Art. Flipamos y los 4 que nos juntábamos siempre nos los turnábamos para quedárnoslos una semana o dos, cada uno.

Una vez nos dimos cuenta de una cosa graciosa que supongo que hemos hecho todos. Alguien me dijo: “¿Te has fijado que algunas páginas tienen relieve como si hubiesen repasado las letras y dibujos?

Primeras piezas

Para mi primera pieza, estuvimos buscando pared por Gracia toda la noche Teddy, Rodri y yo. Se hizo de día, y yo pinté con una sobredosis de adrenalina y supe que era la primera de muchas. Iba a a haber graffiti muchos años. No pude dormir.

Mi familia lo veía bien. Yo avisaba a mi madre, incluso una vez que fuimos a pintar en unas cocheras, por si tenía que llamarle desde comisaría.

Lo de pintar en las cochera fue una chapuza. Además se vino un fotógrafo que tenía muchísimo material de la época, del que no recuerdo el nombre. Era un hippie mayor que incluso entró en las cocheras con nosotros. Esa noche llovía torrencialmente, la pintura resbalaba, al fotógrafo se le acabaron las pilas del flash. Sólo manchamos los trenes. En esa estábamos Frank, Fase y yo en Mercat Nou.

Fue también adrenalítico, y una de las pocas veces que he pintado trenes.
El segundo me lo pinté en San Andrés Arenal, uno con muchas Oes. Tuvimos mucho tiempo, pero salimos corriendo porque nos vinieron por detrás. En esa había mucha gente… Fase, Cad, Beni… Gente de San Andrés. Eso sería el 92-93.

Zonas

La zona donde pintábamos cuando éramos SN era Alfons X. Siempre pintábamos Fase, Prince, Rodri, Fosa, Chechi y yo. Frank no sé si venía.
Yo ponía Stratos, pero era muy largo, y me cansaba o me la tenía hacer pequeña. Como quería simplificar el nombre y me llamo Francisco, me quedé con Cisco. También hacía dibujos ya, porque me gustan poder hacer en grande los dibujos que hacía a solas en casa. Tampoco había otra forma de que se vieran a no ser que publicases.
Más tarde hubo una época con Chus, Tomás y no recuerdo quién mas, en la que íbamos mucho a Mataró con la gente de allí, Fat, Héroe, Zeus, y más gente. Nos pasábamos aquí los fines de semana, y nos quedábamos a dormir en sus casas. Íbamos a la discoteca y por la mañana a pintar y a comer. La cara del payaso del Game Over la pinté en la zona de Mataró.

Otra zona era Cerdanyola, coincidió con el auge de salir por las noches y pintar de empalme. Sant Just, donde hice una cara para la que me tiré pintando dos o tres fines de semana. En Sant Just me acuerdo mucho de Tarantini y Sutil. Contigo también coincidí contigo Musa. Ibas con unos chicos vascos.

En Marina había un paredón enorme con una bajada hasta las vías, donde había un TELZ gigante. Una vez fuimos por ahí y nos hicimos fotos en blanco y negro por las barracas de la Olivetti. En la zona donde vivía Ure y había huertecillos; era irreal. Ahora hay escuelas de diseño de animación y la fábrica donde íbamos a hacer los Jams ahora es una especie de universidad.

El Raval era El Barrio Chino, y no había nadie. Los SN íbamos allí, a la Oveja negra y bebíamos calimocho. Luego, subíamos a Gracia como podíamos. Nos comíamos una especie de shawarma, en el único puesto que había en esa época. Estaba en Plaza Catalunya en la esquina donde había un cine, cerca del Zurich.

Alfons X y el origen de la guerra

En Gracia, un día de camino a la zona de Alfons X, pues era la única forma de ver las piezas, nos cruzamos con unos chicos a los que les sonaban las bolsas a sprays. No recuerdo si era Kapi o Koa, pero eran los Mafia2. Allí también conocimos a Golden y a TBC.

La “guerra” fue un evento esporádico. Éramos pocos. Supongo que en Badalona, Clot, etc había gente, pero la guerra fue muy localizada. Nosotros habíamos visto fotos del libro, donde los tags estaban superpuestos, y por eso una noche fuimos y empezamos a firmar encima de todo, incluso de los nuestro. Nuestro ánimo no era el de crear una reacción por parte de los otros, aunque es normal que la tuviesen.

Fue una inconsciencia de nuestra parte y su reacción fue tacharlo todo. Una rabieta que nos duró 2 o 3 semanas. Incluso llegó al muro de la Olivetti.

Llegamos a quedar para pelearnos, como si fuésemos los Warriors, en Arc de Triomf, pero acabamos tomando algo en una terraza de una cervecería. Fuimos 4 gatos, Chechi, Suzi, Teddy, y yo por nuestro lado y Kapi con un chaval por el otro. Ninguno de nosotros era malo.

Olivetti

Todo esto ocurría en la Barcelona Preolímpica, callejuelas descampados… La parte de atrás de la Olivetti, que estaba abandonada, era todo descampado, chabolas, y fábricas semi abandonadas, almacenes, campos de tierra, piedras y hierba. Ahora la Diagonal pasa por ahí, dónde está el centro comercial.
La fábrica de Ure daba miedo. Íbamos con linternas. Cad y alguien más de San Andrés cogieron luz del hueco del ascensor y se pudieron poner luces. Se llevaron los technics para pinchar en las fiestas. Dentro de la fábrica había algunas zonas pintadas, pero se pintaba más en la pared grande de la Olivetti.

San Andrés

A la gente de San andrés ya la conocía, antes pero cogí un día y me fui para allá, porque sabía que estaban Fase, Cad y demás. Allí conocí a bastante gente. Cash también paraba por allí, aunque creo que era de Masnou.

Me iba a San Andrés cada día, me pasé una buena temporada de mi adolescencia yendo al parque, a pintar a las cocheras y a las vías. Dos años yendo cada día porque quería relacionarme con la gente del graffiti, porque en mi barrio… En la época del break nos reuníamos en la calle Bailén, en un sitio que se llamaba la Banca.

Prince fue quién me explicó la primera visita de Henry Chanfant con Lee Quinones, al Instituto Americano. En esa época yo aún no sabía nada del graffiiti.

La segunda vez que vino fue a la sala Transformadors, una especie de casal, al lado de Arc de Triomf. En esa conferencia vimos diapositivas y fotos de NYC, y hablaron Henry, Checho- de quien nunca más supe nada- y Kiku Mistu. Kiku fue unos de los promotores del hip hop en Barcelona, organizador de la Moguda Gansa, a la que tampoco pude asistir.

A la que sí fui, fue ¡Qué punto de fiesta! en Alicante, donde conocí a Jonone pero esos años ya fueron de fiestas y llevaba tres días sin dormir. Llevaba un día sin dormir, me metí en el autobús, llegué a Alicante y otro día mas sin dormir, pintando y bailando. De la fiesta tengo un recuerdo borroso pero sé que me desperté en una habitación con los Mafia 2. No sé si me ofrecieron o les pedí que me dejarán dormir allí, pero lo necesitaba.

En esa fiesta creo que pinté con Noc. Estuvo muy bien porque vino gente de toda España. Una buena reunión.

Primeros viajes

Al primer sitio que fui fue Madrid. Sutil nos llevó de la mano a varias zonas y Rayo nos acogió. Conocimos a gente pero no lo recuerdo. Fuimos en fiestas, navidad o fin de año y estuvimos durmiendo en casa de Paco de los Jungle Kings.

Alcorcón estaba muy pintado, me acuerdo del graffiti del lobo que era un bombazo.
Alguien contactó con ellos por teléfono, puede que Miquel de BZN, y fuimos muy bien acogidos. Tanto en Alcorcón como en Móstoles.
Luego regresamos algunas veces más a Madrid, una de ellas con Kirk y otro suizo que pintaron el “Dalie” de Alfons X.
También viajé a Alicante, antes del jam, y conocí a Loco 13, Tom rock, los breakers y a Kami. Nos reuníamos en una placita donde bailaban.
De exhibiciones he hecho un montón, fuimos a muchas discotecas con Prince. No sé por qué salían esas exhibiciones de graffiti en lugares cerrados, lleno de gente y pintando con spray encima de una sábana. Con todo el gas, madre mía.

También pinté en Zaragoza, en una exhibición que no recuerdo cómo se llamaba. En el hostal en el que estábamos, también estaban Moockie, Pablo y me hice una de mis caras. No recuerdo muy bien, porque iba de reenganche en los viajes, y tampoco dormía allí, así que la memoria me falla.

De fuera, estuve en Bruselas, para pintar en unos plafones de un centro cívico, por una movida que había organizado el casal de jóvenes de la Sedeta, en Fontana, al que yo iba para no estar todo el día en la calle. Fuimos Tomás, Roza, Beni y yo. Estuvimos pintando varios días.
Recuerdo que vino alguien conocido que pintaba, pero no cómo se llama. Hice fotos pero las he perdido, como he dicho todo está en un trastero. Creo que Tomás si las tiene.

Museo de trenes de Vilanova

Creo que lo organizó la misma chica que organizó lo de Bélgica. Recuerdo que nos pidió que no pintásemos por encima de las ventanas. Nadie respetó eso, todos pintamos las ventanas hasta donde llegaba la mano o la escalera. La mujer tenía mucha paciencia, porque no éramos malos, pero sí rebeldes.
Fue un poco irreal pintar en el museo. Pintar un tren con calma, de día. Estuvo muy bien.

Anécdotas

Al principio los sprays eran caros, y ya he dicho que los robábamos con disimulo. Teníamos un truco: éramos jóvenes e íbamos manchados de pintura de los rotuladores. Entrábamos y preguntábamos por pintura blanca.

En una droguería antigua, nos dijeron: “vosotros mismos. Está al fondo.” Era una habitación aparte, llena de estanterías con botes de pintura blanca para pintar exteriores, pero en el centro había un carrusel con sprays, creo que Felton. Cuando se fue el dependiente, empezamos a meter botes en los gabanes sin mirar, y cuando salimos vimos que 3/4 partes era barniz. Como Sutil era el nuevo de SN, creo que le hicimos una prueba. Si quería ser del grupo tenía que ir a cambiarlos.

Se vistió muy bien, con una carpeta bajo el brazo y sin ticket de compra. No sé que les dijo a los de la tienda, pero lo consiguió.

Sobre las cocheras…

El acto de entrar en San Andrés era muy fácil porque era una zona abierta, con una pequeña valla. Como el graffiti estaba en el barrio pero no en las cocheras y estaban a la intemperie, te ibas al final del andén, saltabas a las vías y ahí estaban los trenes parados. Había un puente, bajabas la escalera y ya estabas en el andén. Ni había que saltar la valla, ni cortar las verjas ni nada por el estilo. Estabas en el andén, saltabas el espacio que había, que era medio metro y ya estabas en las piedras… y bueno andabas un poco hasta el final del tren y te ponías a pintar. Pintabas hasta que salía alguien, que al principio alucinaban. Ellos salían chillando y nosotros corriendo.
Muchas veces nos reuníamos en el murete donde estaba los trenes. Los talgos paraban, abrían las puertas y nosotros entrábamos a robar el catering. Salíamos con bandejas de piña y fiambres corriendo por las vías y nos las comíamos ahí mismo.

Sobre el metro…

Lo pintamos en Mercat You, donde había un puente. Había una valla pero no era una valla de protección alambrada ni nada de eso. Era un verja dada de sí por debajo y por ahí entramos.

Esa noche empezó a llover mucho, yo miraba a Fase que estaba a mi lado y le pregunté: “¿tú ves algo? Me contesto que no. Le dije “ten cuidado, estamos sobre la viga de madera del tercer rail”. Aunque no hubiese corriente, con tanta lluvia era un poco peligroso. Llovía tanto que se corría la pintura. Encima al fotógrafo se le acabaron las pilas del flash como he dicho antes.

Este señor del que sólo recuerdo el nombre, Jordi, tenía un montón de material de la época. Los SN íbamos a picarle a su casa con bolsas llenas de xibecas y nos enseñaba fotos. Nos sacaba álbumes y venga: a beber y a fumar.

Lo recopilaba sin ningún afán. Tenía material de todo, incluso de plantillas, porque iba con más gente aparte de nosotros.

La polícia …

Un día nos pillaron pintando en una pared enorme de cemento, al final de la subida desde la Plaza Sant Llei. Los SN pintamos una pieza que ponía Sepulcro. Vino la urbana y detuvieron a Taran. Era el 92, cuando empezaban a detener a la gente y ya había mas conciencia antigraffiti. Querían la ciudad limpia para cuando viniera gente de fuera.

Nos llevaron a una comisaría que estaba en Gracia y se quedaron un rotulador de Rodri y  4 sprays, casi nada porque ya habíamos acabado. Luego nos soltaron. Rodri se empeñó en que quería el rotulador y fuimos a recuperarlo. Les dijimos que éramos estudiantes de Bellas Artes. Nos lo devolvieron pero todo esto entre gritos porque se pusieron un poco duros. 

En Gracia he pintado graffiti con Fosa de 4 x 2m a pleno día, con las escaleras, la pintura, los sprays. Esto es impensable ahora. A veces pasaba la urbana, se paraba, se quedaba mirando pero como no era nada político se marchaban. Una vez en Glories, una Policía Nacional nos preguntó: “¿ese personaje se parece al rey?” Y le dije al Fosa: ”bueno, un poco sí pero no se lo digas porque nos detienen”. Le dijimos que era un dibujo creado por nosotros y se fueron.

Otra vez estábamos pintando en una casa particular, en la pared del garaje, en las casas bajas de Gracia. Estuvimos pintando toda mañana y parte de la tarde. Esto ya era en el 92 porque los helicópteros sobrevolaban la ciudad. Desde allí debieron ver algo porque vinieron cuatro coches de urbana.
-Buenas tardes, ¿qué estáis haciendo? ¿Es vuestra la vivienda?
-No, no.
-Pues tenéis que venir con nosotros a comisaría. La pintura no cabe, dejarla debajo de un coche y luego pasáis a buscarla.
Nos llevaron a una comisaría de la Policía Nacional.  Salió una especie de Teniente o algo así chillando: “¿Pero a ver, estos qué estaban haciendo”. ¿Se estaban drogando? ¿Era político? Y dice un urbano: “no, estaban pintando graffiti y estaba muy bien, había una cosa a aerógrafo”.
El teniente dijo “pues a la puta calle.”  Les pedimos que nos devolvieran al muro, pero no hubo suerte y fuimos a acabarlo.
Eso sí, nos dijeron que si el vecino de la casa ponía denuncia, nos fichaban.  Nos enteramos de que le gustó mucho y duró mucho tiempo, hasta que se cayó y lo volvieron a pintar. 

A veces Fosa conseguía pintura y me llamaba a mí para ayudarle, pero era toda suya. Nos dio por decorar tiendas con spray aerógrafo y cosas de estas,  pasábamos muchas horas juntos. También nos íbamos a pintar con las sobras de los trabajos. Pintábamos mucho en la Olivetti y en la zona de Glorias. En las paredes cuadradas, en los muretes de los solares… 

Sobre las pintas…

Fosa era del Ateneo Libertario. Rodri era punky. Yo era un básico. Sutil era bastante rapero, bastante representativo del hip hop, Frank era rockabilly y Chechi también tenía un estilo muy peculiar.

Recuerdo que una vez entramos todos en un bar, estoy hablando de los 80,  y uno, nos preguntó si íbamos disfrazados.  Me acuerdo que estábamos hablando de graffiti y el señor así como hippie nos estaba mirando, y nos preguntó: “¿vais disfrazados?” Le dije: “no, no, somos así. Se quedó flipando, ¿qué hace un rocker un punky, un nosequé y un no sé cuánto hablando todos de Graffiti? 

La Jam del Pueblo Español…

Fue una oportunidad para conocer a gente del graffiti de fuera, del extranjero y del resto de España. Estuvo muy bien, estábamos todos pintando paneles unos con otros. Podías darte una vuelta y ver a todo el mundo pintando. 
Al primer extranjero que conocí fue a Popay, que luego vino varias veces y se vino a pintar con nosotros.

Sobre el donut de los sprays…

En NYC en el 92, en un viaje familiar, estábamos en la Séptima Avenida, en pleno Manhattan. Había uno pintando o dibujando en el suelo con sprays, uno de esos que ponen las cacerolas y hacen planetas, con peines y rasquetas. Yo me fijé que había pintado la cúpula del spray con el mismo color del spray para poder saber qué color por si perdía el tapón.  Yo pensé “hostia qué idea más chula”. Porque no sé si te acuerdas pero los Spray Color tenían la pegatina con el nombre del color en el tapón. Si lo perdías te volvías loco. 
Bueno, esto es una historia de “correveidile”… Años después en Game Over de la calle Sant Salvador, llamaban a un escritor cada mes para que pintase algo, y cuando me tocó a mí, me pinté una cara, un personaje de un metro por 1 metro, en una especie de saliente que tenían. Allí, pinté los sprays con su color. Kapi  y Moockie pensaron que era muy original y les expliqué que lo vi en Nueva York. Esto me lo recordó Kapi hace no mucho.

A NYC fui con un mapa que me ayudó a señalizar Sutil. Fui a Harlem y a Queens e hice fotos que he perdido (las tenía en el trastero). Las hice con una cámara de carrete y salieron muy oscuras. Había piezas de Dero y y no recuerdo de quién mas. En Quuens vi piezas de europeos, puede ser que de Loomit y alguno más.
En una de las canchas, le pregunté en castellano a un chico que estaba allí jugando, donde podía ver más piezas de Dero, y me dijo que por el Bronx, pero no fui. La verdad es que flipé mucho con la gente hablando en castellano.

Sobre el regreso…

Yo dejé de pintar sobre el 98. Durante la pandemia y el confinamiento, como no podía trabajar, me puse a dibujar y alguien me puso un comentario en uno de los dibujos. Mi intención no era pintar pero me animó. Me cuesta mucho arrancar pero una vez te pones… Hoy hemos pintado, pero mis últimas piezas eran del 2020, desde el 98 solo he pintado en alguna exhibición o algo esporádico en un lienzo. Pero el trazo es cómo patinar, o cómo ir en bici, algo se te queda siempre. Me lío un poco con las válvulas aún porque hay demasiadas.
A alguien que no ha pintado nunca no le puedes pedir que trace una letra. Hoy hubiera estado más rato retocando perfiles, pero bueno, el graffiti también es eso: imperfección y si gotea algo, pues déjalo que vaya para abajo.

Estos últimos años he estado pintando solo en una fábrica abandonada de Canet de Mar. Al principio mucha gente quería quedar conmigo para pintar, pero necesitaba pintar solo, porque soy muy nervioso.

Pintaré con todo el mundo, así salgo, pintamos y nos divertimos, pero muy de uvas a peras, porque no doy abasto.

Deja tu comentario

Cisco
Episodio 17